MACROBIOTICA:

 

En la escuela  médica de Harvard, se han realizado ya estudios e informado sobre los beneficios de protección para la salud del enfoque dietético Macrobiótico, cuyos primeros efectos son rebajar el colesterol y la hipertensión, limpiando el organismo de toxinas y contaminantes, y cambiando la calidad de la sangre de forma que “ese terreno” donde la enfermedad nace y se desarrolla, se transforma en  un relativamente corto periodo de tiempo.

La propuesta macrobiótica considera como punto de partida el tomar conciencia de nuestros hábitos de vida, de nuestra forma de pensar y de sentir, de nuestras emociones, de la forma en que nos alimentamos (no sólo de comida vive el hombre). Es un conjunto de actores importantes que van tejiendo nuestro día a día y nuestro vivir y sobre lo que, demasiado a menudo, no nos paramos a reflexionar. Tendríamos que considerar que la enfermedad en el fondo es eso, “un toque urgente de atención sobre nuestra vida”.

Es darnos cuenta de la importancia que tiene nuestra nutrición, en el sentido más amplio y profundo.

            En lo que concierne a la comida, valoramos como fundamental una dieta que incluya los pilares más importantes para cualquier ser humano: Los Cereales integrales, las verduras y las frutas, as legumbres, los frutos secos y semillas y las algas.

 Los Cereales Integrales, preferiblemente en grano, porque nos aportan carbohidratos complejos, una buena cantidad y calidad de glúcidos que mantendrán el nivel de vitalidad estable durante todo el día. Aminoácidos que combinados con una pequeña cantidad de leguminosas (legumbres) aportan proteína completa y mucho más limpia para la circulación sanguínea, que la proteína animal.

 Las Verduras, cuyas cualidades saludables conocemos todos muy bien, nos aportan minerales y vitaminas, tiene fibras (igual que los cereales en grano) que realizan una función limpiadora de incalculable valor para el cuerpo y sus drenajes. Pero van mucho más allá de esto, algunas de ellas nos aportan gran cantidad de glúcidos polisacáridos que además de aumentar la vitalidad, nos ayudan a sentirnos más serenos, más tranquilos e ir desterrando de nuestra vida, la ansiedad.

Otras nos dan frescura y relajan el hígado, aliviando su exceso de fuego y nuestra impaciencia, intolerancia o irritabilidad. Otras las utilizamos para reforzar los intestinos, los riñones y el aparato genital.

La Macrobiótica nos permite entender los diferentes efectos que tiene las verduras de raíz, redondas, de tallo, de hojas verde…. Y también aprender como cortarlas y cocinarlas para conseguir un efecto u otro

  Con las Leguminosas, igualmente es importante saber que necesitamos solo una pequeña cantidad (no un plato hasta arriba) cocinadas con un poco de alga kombu, para ser más digestivas y teniendo en cuenta cuales pueden ayudar más a tonificar órganos, que están bajos de energía, mermando nuestra capacidad de vida y creando diferentes síntomas.

  Las Frutas frescas, lógicamente tiene además de los nutrientes que se les conocen, un tipo de energía más o menos expansiva, si son de nuestra tierra y de la época o han crecido en lugares lejanos y con diferente climatología que  la nuestra.

 En los Frutos Secos y las Semillas descubrimos que poseen ácidos grasos esenciales imprescindibles para nuestro sistema nervioso.

  Las Algas, otro gran regalo que nos ofrece el mar, el caldo primigenio donde nació la vida, son concentrados de sales minerales y vitaminas fáciles de metabolizar para nuestro organismo, reforzando en nosotros el vínculo más primario con la vida. Es bueno recordar que nosotros somos igual que le Planeta Tierra, 70% líquidos y que estos, de manera muy especial la sangre, contienen en su plasma, la misma composición hidrosalina que el mar. Quizás esta sea la razón por la que las algas nos ofrecen una acción limpiadora única y puede llegar hasta los últimos rincones del cuerpo para drenar depósitos de grasa, proteínas, mucosidades y toxinas almacenadas desde muy antiguo.

Cada una de ellas, nos descubre un enorme potencial para la salud. Con algunas podemos reponer una gran cantidad de Hierro, con otras Calcio y minerales )aunque todas ellas ofrecen un enorme abanico en este campo), otras son especialistas el limpiar mucosidades, otras viajan hasta el interior de las arterias junto con el Shitake (Hongo japonés) para drenar al máximo los depósitos acumulados como resultado del exceso de consumo de grasa animal saturada, Lo cierto es que merece la pena conocerlas a fondo y aprender a cocinarlas de forma que resulten ricas y agradables.

 En la Macrobiótica, no podemos olvidar la “famosa” Sopa de Miso, el milagro Macrobiótico, por se una forma sencilla y rápida de conseguir 3 objetivos de máximo peso para la salud:

  1. Con ella conseguimos alcalinizar la sangre rápidamente. Ya sabemos que los niveles de estrés tan peligrosos en la vida moderna dependen e influyen al mismo tiempo, en gran medida, en el Ph de la sangre.

Disminuyendo el excesivo gasto de oxígeno, que se da en un clima de acidez en la sangre causante muy a menudo, el cansancio crónico que tantas personas arrastran en nuestra sociedad actual.

  1.  Otro de sus efectos es regenerar la flora bacteriana intestinal, aumentando así rápidamente la acción del sistema inmunológico.
  2. Y por si esto fuera poco, el Miso es el mejor neutralizador de las radiaciones electromagnéticas que nos rodena, tanto en los lugares de trabajo, como en casa. Insustituible para aquellos que trabajan  con el ordenador.

 “A los ojos de Cielo, Nuestra era es solo un soplo, la difusión del cáncer y la proliferación de armas nucleares, son solo sombras pasajeras en la prolongada adolescencia de la Humanidad. Algún día las generaciones futuras mirarán hacia atrás considerando el alimento desnaturalizado y artificial que consume la sociedad actual y su forma de vida como una moda llamada a extinguirse.

Bajo numerosos nombres y formas la Macrobiótica continuará mientras exista la vida humana, de la mano del sentido común, ensayada por todos los pueblos y culturas, a través de todas las épocas y portadora de una gran sabiduría al servicio de nuestras Salud”

Michio Kushi y Alex Jack

大根丸

Anuncios

2 comentarios to “MACROBIOTICA:”

  1. hola, che el cuadro dice algunas cosas muy buenas pero tambien dice que el jengibre es muy yin y todo lo contrario este es uno de los alimentos mas yang que probe
    saludos

    • circulodaikon Says:

      el genjibre es una raiz por eso es yang , pero es picante, el sabor picante es ascendente, saliente, ayuda a la circulación y a descargar materiales desde lo profundo del cuerpo hacia la superficie, por lo tanto es expansivo (yin), aca tenemos un ejemplo para examinar de forma/función podemos analizar superficial o aparentemente las cosas, pero tenemos que tener en cuenta la función , lo oculto, gracias por el comentario
      Circulodaikon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: