Archivo para noviembre, 2012

Nuestra palabra no es simplemente una vibración intelectual que sale por la boca

Posted in Tomio Kikuchi with tags , on noviembre 5, 2012 by circulodaikon

 

 

 

Nuestra palabra no es simplemente una vibración intelectual que sale por la boca

 Verbalización es vibración. El origen de la verbalización es la vibración. Vibración es valvulación, que viene de válvula. Valvulación es lenguaje y lenguaje es una palabra relacionada con la lengua. Lenguaje es palabra. La función de la lengua es la de una válvula.

En el mes antepasado estuve en Bogotá realizando un seminario en el que di cinco conferencias públicas. En aquella ocasión, el representante de nuestra actividad en ecuador demostró cierta duda sobre la efectividad de la potencia de la palanca verbal. Él dijo: “El profesor Tomio Kikuchi valora exageradamente la fuerza de la palabra”. Él es muy estudioso y por eso sintió dudas porque pensó que la influencia de la palabra no es tan fuerte, no es tan poderosa, que es muy limitada. Sin embargo, nuestra confirmación es la de que la palanca más poderosa de nuestro mundo es la palanca verbal. Él mismo no entendió porque su comprensión todavía está relacionada con la palanca verbal mecánica. La palanca mecánica sólo muestra resultados suficientes dentro de una relación mecánica, pero en una relación psicosomática no muestra potencia. Lo más importante es la utilización de la palanca verbal dinámica. Existe la palabra mecánica y la palabra dinámica, la inorgánica y la orgánica, y hay que utilizar esta diferencia. El representante de nuestra actividad en el Ecuador preguntó: “¿Es tan poderosa la palabra? ¿Puede la palanca verbal controlar nuestro destino, en cualquier situación, con cualquier persona, en cualquier lugar, en cualquier momento? ”. Yo respondí: “Si”. Pero el no entendió. Yo esperaba que él llegara después al seminario, porque yo quería mostrarle que nuestra palabra tiene confirmación, que no es simplemente una vibración intelectual que sale de nuestra boca.

La vibración sonora es la obra maestra de la valvulación

 Lo que  nosotros podemos confirmar es que la palabra es una vibración. Vibración es valvulación, acto de valvular, lenguaje. La palabra es lenguaje y el lenguaje está relacionado con la lengua, que funciona como una válvula. Es en esta válvula donde comienza la vibración sonora. Vibración es valvulación. El comienzo de cualquier vibración es la valvulación, que siempre esta relacionada con el movimiento, con el desequilibrio, con el antagonismo, con la relación entre opuestos. Cuando los opuestos se enfrentan sucede un choque y puede ocurrir el sonido, la vibración sonora, salir la voz.

La vibración sonora es la obra maestra de la valvulación. El aire que pasa por la válvula de la laringe sale como vibración. Vibración es valvulación, es verbalización realmente sensibiliza la actividad cerebral. Todas las células cerebrales tienen una función dinámica, desequilibrada y reequilibrante, pues ellas necesitan acompañar la realidad, que siempre está desequilibrada. No existe nada equilibrado en la realidad dinámica.

Por medio del trabajo desarrollado en el terreno científico acerca de la evolución, podemos confirmar la maravilla del big bang. El big bang es la explosión que originó la formación del universo. Incluso la formación de los planetas de nuestro sistema solar, dentro de la galaxia, comenzó con el big bang, con la explosión, con el encuentro de dos fuerzas antagónicas. Cuando las cosas se desequilibran, se mueven. El movimiento es consecuencia del desequilibrio. Sin desequilibrio no existe movimiento. Nosotros somos la obra maestra del desequilibrio reequilibrante, no del desequilibrio desequilibrador. Es gracias al proceso de desequilibrio, de la fricción que provoca chispa, como comienza el movimiento. Éste es el proceso natural de la evolución.

La vibración de la naturaleza es el origen de la palabra humana

 Dentro del cerebro existe ya una estimulación vibrante. La palabra es una vibración, un lenguaje de la naturaleza. La naturaleza estimula nuestra sensibilidad cerebral. La persona que percibe que la vibración es la palabra y el lenguaje de la naturaleza puede dialogar con ella. Quien se concentra más en su sensibilidad instintiva puede percibir la vibración, el lenguaje de la naturaleza. Los animales la perciben. Los animales dialogan con la naturaleza a través de su vibración, de su lenguaje instintivo. Lenguaje es vibración instintiva. Los animales que viven en medio de la naturaleza, con instinto normal, pueden sintonizar, evolutiva y efectivamente, el lenguaje de la naturaleza. La vibración de la naturaleza es el origen de nuestra palabra. Por eso necesitamos entrenarnos constantemente para poder sintonizarnos con esa vibración, con ese lenguaje de los representantes de la naturaleza, mostrando una vibración más simpática que antipática. Quien busca establecer una relación con la vibración de la naturaleza puede sentir satisfacción simpática con cada uno de sus representantes. Incluso los microbios, virus, son representantes, mensajeros de la naturaleza. Tienen vibración. El lenguaje de cada uno de los seres existentes en la naturaleza es vibratorio. Quien desarrolla ese lenguaje y lo aplica a sí mismo, de una forma relacionada con la vibración de la naturaleza, puede sentir, encontrar, una relación, simultáneamente interna y externa, pero principalmente interna, de calidad.

La finalidad de la relación es la corrección. Corrección es evolución. Cuando les llamo la atención a las personas, ellas deberían quedar agradecidas por ese llamado. Incluso podrían pagar por haber recibido corrección, sugerencia, de otra persona. La relación evolutiva es aquella que es corregible. Sin embargo, la corrección más evolutiva es aquella en que la corrección es mutua.

Todo es útil para quien sabe descubrir la utilidad de las cosas. Para quien no las sabe utilizar, todo es inútil. Todo necesita ser utilizado porque, en nuestro mundo, no hay ninguna cosa inútil. Utilización es corrección, comparación.

Debemos usar las palabras en conexión con sus opuestas por ejemplo, dificultad posibilitadota

 El uso de la palabra es importante. No debemos usar palabras negativas. Debemos decir por ejemplo: “Me canso alcanzablemente”; “me siento más alcanzado que cansado”. Todo esto es autodisciplinamiento. Por ejemplo: solamente dicto conferencias de pie porque éste es un proceso más dificultoso. Es difícil encontrar personas que, con más de setenta años, dicten conferencias de calidad, de pie. Por lo menos, yo tengo que mostrar el ejemplo concreto, realizando conferencias durante cuatro, cinco horas, de pie, sin tomar ni una gota de líquido. Yo creo que ustedes pueden aprovechar este ejemplo. Las personas que tienen setenta años generalmente están pensionadas y no hacen nada. Por lo menos, yo estoy siguiendo un proceso más dificultoso, fatigante, para que tenga más alcances, para alcanzar otros límites de mi expresión.

No es necesario utilizar la facilidad porque la dificultad ya facilita. Para mí, dificultad es facilidad, es posibilidad. No se debe usar la palabra suelta. Si usamos la palabra ligada con su opuesto, esta bien. Por ejemplo debemos decir que estamos sintiendo una dificultad posibilitadota. Esto no es dificultad. Dificultad es facilidad.

“Todo bien”: quien usa estas palabras está fuera de la realidad

 La palabra normal es aquella relacionada con la realidad viva, en la cual los dos lados antagónicos están interligados. La palabra normal es interligadora, integradora de los dos lados contrarios de la existencia. Sin embargo, la mayoría de las personas está usando palabras desinterligadas, y busca solamente cosas buenas. Por esto, cuando saludo a una persona, no uso estas palabras irresponsables, irrespetuosas. Natural y normalmente, siempre estoy confirmando el valor de las palabras. Así, cuando uso alguna de estas expresiones que todo el mundo emplea de manera mecánica e inmediata, me doy cuenta y me digo: “No esta bien que yo hable así”. Cuando alguien me dice “¿Cómo está bien? ¿Todo bien? ”, yo le respondo “Todo bien, no”. No acepto esas palabras y le digo: “Muy bien, sí; todo bien, no. Lo totalmente bueno no existe”. Lo bueno existe de forma relativa, provisional y momentánea. Ésta es la confirmación inicial que necesitamos hacer para encontrar la finalización suficiente.

Estamos viviendo un momento histórico del sistema, caracterizado por la inundación informática, que va arrastrando a las personas descontroladamente, tragándoselas, ahogándolas. Por lo tanto, tenemos que aprender a usar las palabras en medio del exceso de comunicación, del exceso de palabra. Para que no resultemos ahogados por la inundación informática.

La naturaleza es palanca

 La palanca es una confirmación increíblemente satisfactoria, incomparablemente poderosa. El sinónimo de omnipotencia es palanca, apalancamiento. Entonces podemos decir: naturaleza apalancadora. Esto es válido para los fenómenos cósmicos y microcósmicos, que van desde el movimiento de cada estrella, de las galaxias, hasta los microbios, bacterias, virus.

Todos los procesos de apalancamiento evolucionario están siguiendo el proceso de la existencia dinámica. Dinamización es desequilibramiento reequilibrador. El apalancamiento es realmente circulante, rotativo y desequilibrante. Y el error corregido es nuestra esperanza y posibilidad reequilibrante. Cuantos más errores utilizamos, más errores corregimos y más amplio es el resultado de la corrección.

Para entrenarse en hacer la corrección, es posible hacerlo después de cometer el error, siempre errando y corrigiendo. Sin embargo, cuando se desarrolla una calidad de corrección estratégicamente poderosa, se hace la corrección antes de errar. Ésta es realmente la calidad, la función del error más poderosa. Así es como debemos enfrentar un problema: problema ya es error. La aplicación de la palanca es una acción correctiva.

Aquel que sabe utilizar la palanca para corregir la dirección, la dimensión y la velocidad, facilita todo. Para quien sabe utilizar la palanca, todo es fácil porque puede corregir todo. Corrección es facilitación. No obstante, existe la facilidad dependiente, fatal y también la independiente, vital.

 

La palabra debe estar interligada con todas las funciones orgánicas, internas, porque la palabra relacionada sólo con la función intelectual no funciona. La palabra debe ser digerible, debe estar interligada con el corazón.

Para aquel que no sabe utilizar la palabra, el diálogo mismo se vuelve confuso. Una de las cosas más importantes en el diálogo es percibir el error de la pregunta: “¿Qué es lo que él quiere preguntar? ¿Qué quiere saber?”. Es indispensable corregir la pregunta misma, porque sólo así podemos encontrar una respuesta suficiente. Respuesta es corrección. Nosotros estamos cambiando a cada instante y tenemos mil dudas, pero cuando recibimos una respuesta satisfactoria, la duda desaparece, aunque sea temporalmente porque enseguida encontramos otras dudas.

Sin embargo, nuestras dudas deben ser progresivas, evolucionarias. La duda evolucionaria constituye también una esperanza de corrección evolucionaria. Por lo menos tenemos que corregir cuatro líquidos. Pero no voy a decir cuales son. Cada persona debe sensibilizarse para percibirlo instintivamente: aquel que, para poder aprender, depende siempre de lo que otro sugiere, no se desarrolla. Se necesita entender independientemente esos cuatro líquidos, esos humores. Meditar es medir. Es necesario aprender a medir, pesar, pensar independientemente. Pensar es pesar; no es imaginación ni recuerdo. Quien desarrolla su capacidad de ligazón verbal, aquel que tiene una vibración que se relaciona con todo, que se relaciona multilateralmente, espontáneamente, encuentra oportunidades valiosas, útiles. La intuición es adquirida el instinto es congénito.

 

 

Por medio de la producción de sonidos, todos los seres pueden enamorar

 Sin la palabra la mitología y la teología no hubieran existido. La palabra es la clave. La Biblia misma, en el evangelio en el evangelio según San Juan, confirma esta realidad por medio de la frase: “En el principio era el verbo”. Observen que allá no está escrito “En el principio era Dios”. La confirmación de que “En el principio era el verbo” es un detalle relacionado con el suceso de la creación del mundo descrito en el génesis: todo adquiere existencia por medio de la palabra y así es como aparecen las variadas especies de este mundo. Todas las especies, para existir, dependen de la palabra.

En este cambio de siglo, (del XX al XI), hay necesidad urgente de un análisis más respetuoso, más conectado, de la realidad evolucionaria. Necesitamos reconocer el lenguaje como una clave importantísima de la evolución. La lengua es una válvula, y la valvulación es vibración.

Cuando se analiza la función de la valvulación verbal, podemos reconocer una posibilidad increíble para todos los seres vivos, incluso los unicelulares, los virus, los microbios, las bacterias…Esa posibilidad consiste en que en todos los campos existe la relación sexual antagónica, existe la procreación. Todas las cosas tienen relación antagónica, pero para confirmar ese proceso de contacto evolucionario entre dos sexos diferentes, siempre debe haber la intermediación verbal, la verbalización, verbalización es vibración, es palabra, lenguaje. El lenguaje no existe sin la válvula que nosotros llamamos lengua. La función (la vibración) de la válvula es el origen de la palabra. Por medio de la vibración, del funcionamiento de la válvula, de la producción de sonidos, todos los seres se pueden enamorar, pueden encontrarse, aproximarse, incluso los átomos usan una vibración, un lenguaje vibratorio que se llama irradiación. La irradiación que todos los átomos poseen hace posible la relación fertilizante entre ellos. Fertilidad es comunicación. Si no hay comunicación, contacto confirmativo, vibratorio, no ocurre la fertilización.

A las personas les parece que el colesterol y el estrés no deberían existir

 Las cosas necesitan ser memorizadas. La memorización es consecuencia de la estimulación de la función cerebral a través de la palabra. Verbalización es cerebración; cerebración es mentalización.

Duda es descontento, desequilibrio. La persona que cree que ya entendió, que está satisfecha con lo que entendió, no va a desarrollarse, no va a auto-estimularse. Autoestimulación es autosugestión. “¿De verdad estoy entendiendo?”. A través del dialogo, la persona puede quedar desequilibrada con la estimulación del otro y reconocer su propia falta de comprensión.

 

 

 

La relación estimulante tiene interés. ¿Dónde se debe estimular? Existen tres sistemas fundamentales que se desarrollan con el estímulo: el sistema nervioso, el sistema circulatorio y el muscular. El estímulo es indispensable pero si se sobrepasa el límite efectivo, puede herir. La estimulación es indispensable para nuestra evolución, pero un exceso de ella provoca estrés.

Hoy en día, innumerables personas están preocupadas por el exceso de estrés. La mayoría de las enfermedades actuales están relacionadas con el exceso de estimulación sistemática. Estas enfermedades provocadas por el exceso de estrés están incluidas en lo que llamamos “Síndrome de estrés”. Todos creen que el colesterol es malo y que tanto éste como el estrés no deberían existir. Sin embargo, en la realidad, todo es necesario; no existe nada innecesario. La estimulación del estrés es indispensable para que la persona viva y evolucione.

El sinónimo de estrés es estimulación. Sin estimulación nadie puede vivir, evolucionar. Estimulación es competición. Sin embargo, es muy peligroso cuando la estimulación del estrés sobrepasa el límite necesario, y esto ocurre frecuentemente. Cuando se vive en medio del exceso de estimulación, de comunicación, de bombardeo de los sentidos por parte del sistema agresivo, cada vez aumenta el número de personas que se vuelven neuróticas. No obstante, sin estrés nadie puede vivir. Del mismo modo, nadie logra vivir sin colesterol porque si éste falta, la sangre se vuelve aguada, no coagula suficientemente. El colesterol es responsable de la densidad de la sangre, de la inmunidad sanguínea. Cuando la sangre pierde viscosidad, no se aglutina y la persona queda sin resistencia inmunitaria, sin vitalidad.

Por esta razón, esa sustancia que todos quieren hacer a un lado, ese enemigo que provoca ataques cardíacos y derrame cerebral porque tapa las venas y las arterias, es indispensable para la vida. La obstrucción es provocada por exceso de colesterol y ese problema sólo le sucede a las personas que consumen más grasas animales de las que deberían. Por consiguiente, es indispensable aprender a controlar, suficientemente, dentro de las posibilidades de cada uno, la cantidad y calidad de alimento.

 

 

Seichoko significa alimentación evolucionaria

Cuando se aplica nuestro criterio de la Autoeducación Vitalicia al campo de la alimentación mental y física, no excluye nada. Por esto dejamos de usar el término “macrobiótica”.La mayoría de personas no entiende todavía el origen del criterio que usamos (para desechar ese término).

Cuando vino a Occidente, Georges Ohsawa investigó mucho para encontrar un nombre para nuestra actividad, uno que facilitara una estimulación efectiva de los pueblos que hablan los idiomas occidentales. Fue entonces cuando él descubrió la palabra “macrobiótica”.

Macrobiótica es una palabra griega utilizada por los alemanes, y no tiene nada que ver con el origen de nuestro criterio. Esa palabra ni siquiera existía en Oriente. La palabra macrobiótica fue sobrevalorada y mistificada. Debido a la pérdida del control de la calidad natural, normal, de los alimentos, las personas comenzaron a mistificar los alimentos integrales y cayeron en el fanatismo de la integralidad. Ésa es la razón de que no queramos utilizar ese término “integral”, para no quedar mezclados con aquella tendencia mística, fanática. La macrobiótica cayó en los dos extremos del fanatismo: el religioso-más espiritualista- y el terapéutico –más comercial-. Como nosotros nos enfocamos en el aspecto más educativo, no caímos en ninguno de los dos lados. Por eso estamos usando otro término. El nombre original de la llamada macrobiótica era Seichoko. Seichoko era el nombre original.

Como no encontró una palabra más adecuada, Ohsawa usó macrobiótica. Este nombre fue muy estimulante durante cierto tiempo pero, para seguir evolucionando, nosotros escogimos otro.

Seichoko -el nombre original- significa “alimentación corregida”, no “correcta”, no señores. Sei es corrección; choco es alimentación. El kanji Sei significa corregido, correcto. Sei se simboliza por un pie con cinco dedos dirigidos hacia arriba. La dirección del pie hacia arriba significa corregido, evolucionario. Choco es comida hecha en casa. Dentro de la casa se encuentran cosas buenas; fuera no se encuentra nada. Dentro de la casa se encuentran cosas necesarias. Cuando analizamos un kanji podemos entender la calidad de la palabra que condiciona al pueblo Oriental.

Seichoko es el origen de nuestro criterio, que se desarrolló en Occidente bajo el término macrobiótica, a la que nosotros le cambiamos el nombre por “macroidiotica”.

 

fuente “Naturaleza mucho màs poderosa que Dios” Tomio Kikuchi”

Publicaciones  Circulodaikon

 

A %d blogueros les gusta esto: