Archive for the koto-dama Category

KOTO-DAMA “Espíritu de las Palabras “

Posted in koto-dama, macrobiotica with tags , on junio 12, 2012 by circulodaikon

LA VOZ

 Los cinco sonidos originales de la voz son las vocales A E I O U. Como todas las vibraciones que recibimos y creamos, éstas son manifestaciones espirituales en el mundo de las ondas y de las vibraciones. Cada vocal tiene una vibración diferente de otra y un distinto significado y función. La A abierta es el sonido del abandono de sí; el pequeño “yo” se mueve hacia el infinito, nosotros le damos el sonido RA. Con la O eliminamos el karma eterno, nos purificamos y volvemos más activos, yang, nosotros pronunciamos TO (“O”). La E es el sonido del arte, o de hacer alguna cosa, la afirmación del mundo relativo, la pronunciamos como YE o TE (“e”corta). I, indica voluntad, velocidad del sonido, pronunciada como KI. Hasta el momento podemos constatar que los sonidos A y E son YIN, mientras que los sonidos O e I son YANG. El quinto sonido, U, es el centro, (cualidad YIN  y YANG equilibradas) éste indica el mundo entero, al universo total, así como el SU. Cuando uno duerme, la respiración hace el sonido SU, armonizándose con el Universo.

Cuando uno ríe, ja, ja, se deja llevar. Y cantando TO TO TO – corto y fuertemente- destacando bien cada sílaba aproximadamente unas cincuenta veces, uno se activará. Si inspirando profundamente uno canta JA, se relaja haciendo desaparecer todo bloqueo. Repitiendo este canto (en posición correcta, sentado, las manos vueltas hacia arriba, sobre las rodillas) uno queda completamente relajado y calmo. Es muy bueno hacer esto para cuando se experimenta algún bloqueo interior, ya sea un dolor de espalda, una diarrea, estreñimiento o una mente confusa.

En esgrima se acompaña frecuentemente un pase con una exclamación ¡TO! La potencia y la energía deberían ser generadas de esta forma. Al cantar TO, cerrar levemente los puños, con los pulgares hacia adentro, después de colocarlos en medio de los muslos, suavemente. Así como se canto el JA de una manera muy relajada, el son TO deberá venir expresado con una mayor intensidad de KI, produciendo sonidos más cortos y más pujantes. Cantar JA favorece el metabolismo lento, una digestión lenta y regular, representando a la paz y la armonía. El canto TO se parece más a los latidos del corazón.

Al cantar el sonido E, pongamos las palmas de las manos abiertas sobre los muslos dirigidas hacia tierra, la fuerza de materialización, esta posición de las manos hacia abajo es el opuesto a la posición de cantar JA (palmas hacia arriba). Como lo hacemos para tocar el piano, nuestras manos se encuentran vueltas hacia abajo, postura correcta para crear música. Con la A nos fusionamos con el infinito y así el sonido se pierde en el silencio al fin de cada repetición en YE o TE. Este deberá ser largo, pero terminando definitivamente: debemos llegar a la materialización.

KI es el sonido agudo y penetrante de la voluntad, las manos deberán mantenerse sobre los lados de los muslos, relajadas, pero con la voluntad saliendo fuertemente. No dejar que las manos se crispen. El KI debe ser exclamado con fuerza y en un tono chocante. También en todos los casos, el sonido debe provenir del vientre y no de la garganta. Al inspirar, el abdomen se dilata, luego se contrae entonando el KI.

SU es el más reposado de todos, uno aspira desde todas las partes del mundo y después al cantar con mucha calma el SU, uno invoca al universo entero. Colocar las manos enfrente de sí, en la forma de “mudra cósmico”, o sea en la posición formulada para la práctica de zazen.

Cuando cantamos AUM, podemos comprender lo que ocurre, de acuerdo con lo que acabamos de aprender sobre el sonido. A es una abertura y M  lo contrario, el sonido interior hecho con los labios cerrados. U es el sonido central de unificación. Para este canto, las manos pueden ser colocadas con las palmas hacia arriba, con el pulgar y el índice formando un círculo.

 

KOTO-DAMA: La esencia de las palabras

 En nuestras conversaciones diarias utilizamos diversas palabras y entonaciones para expresarnos. Los sonidos de estas palabras son vibraciones que se forman en la boca, (vocalización es valvulación), en la cabida nasal, y en la garganta en forma coordinada con la campanilla, las paredes de las cavidades, los dientes, los movimientos de los músculos de la garganta, las cuerdas vocales y el movimiento respiratorio. Sin embargo, las fuerzas creadoras de estas vibraciones descienden del firmamento a través de la espiral del cabello en el centro de la cabeza y ascienden por la tierra a través de la región inferior del cuerpo. Por consiguiente, cuando nuestro estado físico y mental está en armonía con el medio gracias al seguimiento de una dieta adecuada y un pensamiento y unas actividades correctas, el sonido de nuestras palabras es capas de representar las fuerzas poderosas del cielo y tierra, y nuestras expresiones verbales pueden transmitir la verdadera visión de la naturaleza y el universo. Las palabras o los sonidos pronunciados en un estado saludable, de armonía con el medio, representan al espíritu Universal y ejercen una poderosa influencia sobre nosotros mismos y sobre todos los seres humanos que nos rodean.

                                                     Clik amplia imagen

Las palabras y los sonidos pronunciados en tal estado se denominan Koto-Dama, la “Esencia de las Palabras”. Cada sonido pronunciado cuando gozamos de buena salud, tiene su propio sentido y poder, así como un efecto especial en cuanto a nuestro estado físico, mental y espiritual. Algunos de estos sonidos se pronuncian con la boca abierta (sonidos YIN), mientras que otros se pronuncian con la boca cerrada (sonidos YANG), entre ambos hay una gama muy variada y cuando nuestro estado físico y mental se adapta más fácilmente a la naturaleza gracias a una dieta vegetal, estos sonidos suenan más claros, igualmente si se rompe la armonía con el medio debido a otras variedades de comida, incluyendo la de origen animal, nuestros sonidos se vuelven más ásperos.

Los  sonidos básicos que se pronuncian en el lejano Oriente desde los tiempos más ancestrales se han resumido en 50 sonidos:

A    KA    SA    TA    NA    HA    MA    YA    RA    WA

 I     KI     SHI   CHI   NI     HI      MI      I        RI      I

U    KU    SU    SU    NU    FU    MU     YU   RU     U

E    KE    SE     SE    NE    HE    ME     E      RE    E

O    KO   SO    SO    NO    HO    MO    YO   RO    O

 La línea de los sonidos “A” incluye sonidos que representan los diferentes estados de las fuerzas invisibles.

  1. La línea de los sonidos “I” representa los diversos sonidos, fuerzas y vibraciones de los fenómenos vivos.
  2. La “U” y otros sonidos de esa línea representan diferentes estados de la armonía y el equilibro.
  3. La “E” y los sonidos de esa línea representan diversos estados del arte y creación.
  4. El sonido “O” y su línea representan los diferentes estados de la forma fisicalizada: el final del movimiento.

Estos cincuenta sonidos hacen vibrar ciertas partes del cuerpo y generan la actividad de las mismas: por ejemplo “I” para el estomago y la región media del cuerpo, “O” para los riñones y para la parte posterior de la región media, “HA” para los pulmones y las funciones respiratorias. Por consiguiente el uso adecuado de los sonidos seleccionados puede fisicalizar y espiritualizar nuestra actividad cotidiana. Véase a continuación algunos ejemplos que podemos practicar frecuentemente durante los ejercicios de DO-IN, y el desarrollo físico, mental y espiritual.

1 El sonido prolongado “SU”. Este sonido pretende armonizar la relación entre nosotros mismos y las personas de nuestro medio y la vida existente en el mundo. Al respirar, pronunciamos “SU” al respirar con o sin sonido real. La respiración es un intercambio que aspira a armonizar nuestro ser con la atmósfera que nos rodea.

2 El sonido prolongado “A-U-M”. el sonido A que se pronuncia con la boca abierta, representa al universo infinito y hace vibrar físicamente la parte inferior de nuestro cuerpo. El sonido “U” representa la armonía, tal como vimos en el caso del sonido “SU” y hace vibrar la parte superior del cuerpo y la parte inferior de la cabeza. El sonido “M”, que se pronuncia con la boca cerrada, representa el mundo infinitesimal y hace vibrar físicamente la zona más compacta: el cerebro.

Por consiguiente “A-U-M” es la expresión de todo el universo y hace vibrar nuestro cuerpo y el canal espiritual desde la zona más baja a la zona más alta, y carga activamente las vibraciones y las corrientes electromagnéticas de nuestras funciones físicas mentales y espirituales. Así, este sonido se a usado en los países orientales durante siglos para generar nuestra actividad diaria y definir nuestra existencia como parte del universo.

3.

Una serie de sonidos: “HI-FU-MI-YO-I-MU-NA-YA-KO-TO-MO-CHI-RO”

Estos sonidos los utilizaban en la pre-historia el antiguo pueblo macrobiótico como los sonidos mas básicos y como fuentes de inspiración para generar actividad física, mental y espiritual de forma unificada. La serie de estos sonidos también describen la creación del universo. Cada sonido tiene diversos significados específicos:

 

HI:   la unidad o el ser, el espíritu Universal y el fuego.

FU: dos; la diferenciación  la polarización, y el comienzo de la vibración y el viento.

MI: tres; la fisicalización y la materialización.

YO: cuatro; la dirección y la esfera. También representa el mundo y la generación.

I: cinco y los fenómenos vivos. La intención o voluntad relativa más activa; el centro.

MU: seis; el fenómeno del nacimiento y la maternidad. También representa la nada.

NA: siete; existencia o nombre relativo identificable. También significa calidad vegetal o el reino de las plantas. La trayectoria de regreso al infinito.

YA: ocho; todas las direcciones y fenómenos de radiación. También representa el infinito.

KO: nueve; el ser infinitesimal, los niños y las cosas pequeñas. También tiene el significado de “aquí y ahora”.

TO: diez; realización y construcción, un edificio y una verja. Así mismo significa abrir la verja hacia el infinito.

MO: cien; expansión, formación de esferas. También significa armonía, mayor desarrollo y madre.

CHI: mil. La variedad de fenómenos vivos y su factor común: la sangre o energía. También significa padre.

RO: diez mil. Armonía a gran escala; desarrollo constante de espirales y círculos. También representa la posición central.

4. una serie de sonidos: A-MA-TE-RA-SU-O-O-MI-KA-MI en el lejano oriente prehistórico, especialmente en Japón, se consideraba que estas series de sonidos ejercían una poderosa fuerza secreta, para proteger nuestra vida y elevar nuestra calidad mental y espiritual. El sintoísmo tradicional lo llamaba togoto-no-kajiri o la “palabra de las diez sílabas divinas”. En conjunto, esta serie también representa al “gran espíritu celestial y divino”, es decir, dios (infinito), cada sílaba tiene su significado respectivo y la serie de sílabas combinadas representa al universo infinito, los fenómenos infinitesimales y la armonía entre ellos. Así el primer sonido A representa el sonido del infinito, el ultimo sonido MI representa al propio ser, y el sonido central SU representa la armonía, como ya hemos mencionado anteriormente.

Los usos anteriormente mencionados de la “esencia de las palabras” en los cánticos diarios o en las plegarias son sólo unos ejemplos. Cuando entendemos el poder de cada sonido podemos producir libremente ciertas combinaciones de sonidos en forma de palabras y expresiones para el desarrollo físico mental y espiritual. De hecho al comienzo de nuestra vida como seres humanos utilizamos sonidos de niño para la manifestación intuitiva de las vibraciones interiores, que se producen física y mentalmente y son la interpretación humana de las energías y vibraciones del medio que se originan en el Universo infinito.

Fuente: “practicas espirituales”

“DO-IN ejercicios para el desarrollo físico y espiritual”

MICHIO KUSHI

大根丸

 

A %d blogueros les gusta esto: