Archive for the ritmopractica Category

RITMOPRACTICA: EJERCICIOS

Posted in ritmopractica, Tomio Kikuchi with tags , on junio 1, 2012 by circulodaikon

Observaciones:

–        Todos los ejercicios deben ser acompañados rítmicamente por la respiración.

Expire cuando el ejercicio presente mayor dificultad, tensión y esfuerzo, e inspire cuando el ejercicio, denote mayor relajamiento.

Inicie los ejercicios siempre por los movimientos expiratorios.

–        Los movimientos deben ser repetidos rítmicamente, el mayor numero de veces posible, se debe comenzar con treinta, cincuenta, cien veces e ir aumentando a medida, que hubiese mayor disponibilidad física.

En el inicio tal vez no sea posible la realización de los movimientos completamente, ni se logre alcanzar las posiciones correctas de cada ejercicio, debido  al debilitamiento y atrofia de los músculos y tendones; en cambio, si la practica de la gimnasia , fuera constante, diaria, y si hubiera un real esfuerzo por parte del practicante, gradualmente él recuperará  la condición de ejecutar correctamente los ejercicios, restaurando el funcionamiento natural de los músculos, tendones, articulaciones, etc. Cuando hubiese dificultar de ejecutar correctamente un ejercicio, podemos imaginar la recuperación de una bisagra oxidada en una puerta que no se ha abierto hace mucho tiempo. Poco a poco, en diversas tentativas, debemos ir forzando rítmicamente, para que la bisagra se mueva sin quebrarse.

–        En caso de que hubiera escoriación de la piel, específicamente sobre las prominencias óseas, se debe proteger la zona herida, con un curativo grueso, posibilitando así, la continuidad de la gimnasia.

–        Esteras o cobertores viejos de diferentes espesores, pueden ser utilizados como base para la gimnasia.

–        ¡Esta prohibido hacer fuerza! Todos los ejercicios deben ser ejecutados con el cuerpo distensionado, aprovechando el peso de los propios miembros que van a ponerse en movimiento. La acción física de la palanca debe servir de ejemplo en cada ejercicio.

–        Repita todos los ejercicios rítmicos, en un mínimo de cincuenta veces hasta conseguir llegar a cien veces.

                                    EJERCICIO 1

                                    Rodamiento

Siéntese en el piso con la columna erecta, piernas recogidas frente al cuerpo, con las plantas de los pies sobre el piso, la cabeza caída sobre el pecho con la frente casi recostada sobre las rodillas, los brazos doblados y con la mano derecha, asegurando tres dedos de la mano izquierda, la derecha en el doblez de la pierna. Desde esta posición, ruede hacia atrás, dejando que las piernas caigan estiradas por encima de la cabeza, hasta que los dedos toquen el piso. Ruede hacia delante y hacia atrás rítmicamente. En las personas de mayor resistencia puede ocurrir escoriaciones de la piel sobre el coccis. En este caso, proteja la región con un curativo grueso, fijado con un esparadrapo, para poder continuar con el ejercicio.


                               EJERCICIO 2

     Flexión al frente con las piernas separadas

 

 

 Siéntese sobre el piso con la columna erecta, piernas estiradas y abiertas al máximo que pueda, las puntas de los pies deben estar dirigidas hacia atrás, como en el primer ejercicio.

Flexione la parte superior del cuerpo hacia adelante, manteniendo la condición de rectitud de la columna, el ángulo formado por los pies y  la prolongación de las piernas, sin dejar que las rodillas se doblen.

Practique el primer y el segundo ejercicio con la cabeza recta, los ojos mirando al frente, intentando gradualmente disminuir la distancia entre el tronco y el suelo.

EJERCICIO 3

   Flexión al frente con las piernas unidas

 Siéntese en el piso con la columna erecta, las piernas unidas y extendidas al frente, las puntas de los pies volteadas hacia el cuerpo, formando con las piernas un ángulo de 60 grados, conforme lo ilustra la figura.

Flexione la parte superior del cuerpo hacia delante, manteniendo la rectitud de la columna vertebral, las piernas estiradas, unidas y el ángulo de los tobillos.

Los brazos deben descender estirados encima de la cabeza.

           EJERCICIO 4

                            Flexión al frente con las piernas recogidas  

 


 

Sentado en el piso, separe las piernas y dóblelas al máximo posible, dirigiendo los pies en dirección al vientre. Asegure la parte anterior de los pies con sus dos manos y flexione el tronco vigorosamente, procurando apoyar los codos en el suelo, delante de los tobillos. Repita este ejercicio rítmicamente, enderezando totalmente el tronco cada 3 ó 5 inclinaciones.

Durante este ejercicio la espina dorsal debe permanecer lo más recta posible.

EJERCICIO 5

                    Doblamiento para los lados

 Siéntese en el piso con la columna recta, las rodillas dobladas y las nalgas encajadas entre los talones. Los pies deben colocarse hacia fuera, formando con las piernas un ángulo de 90 grados cada uno. Deje los brazos al frente del cuerpo, sueltos naturalmente sobre las piernas, tomando las manos.

Incline la parte superior del cuerpo, una vez por el lado izquierdo y otra por el lado derecho. Intentando alcanzar con los codos de cada brazo el respectivo talón.

 

    EJERCICIO EXTRA

                                                  Flexión abdominal

 

Acuéstese en el piso con los dedos entrelazados firmemente sobre la nuca. Eleve el tronco y dóblelo hacia adelante, manteniendo la columna lo más recta posible, hasta alcanzar las rodillas con los codos. Repita 20 a 30 veces.

EJERCICIO 6

                                     Levantamiento de rodillas

 Acuéstese sobre el piso, encajando las nalgas en el espacio entre los talones, con las plantas de los pies volteadas hacia arriba.

A continuación apoye el peso del cuerpo sobre los codos, recostando la espalda sobre el suelo. Descienda el cuerpo soltando el aire. Las manos permanecen sobre el abdomen. Golpee sobre la región abdominal con los puños relajados al mismo tiempo que levanta las rodillas.

Mueva rítmicamente las rodillas hacia arriba (hasta conseguir elevarlas lo más alto posible) y hacia abajo (hasta el piso).

En este ejercicio, sin excepción, se deben contar por lo menos 200 y un máximo de 1000 veces.

     EJERCICIO 7

                                        Expulsión de los codos

 Siéntese en posición de seiza con los brazos flexionados al frente del cuerpo, a la altura del tórax, las manos abiertas con los dedos unidos, la mano derecha sobre la izquierda sin que estas se toquen.

Mueva con determinación los brazos, llevando los codos hacia atrás de la espalda, lo máximo que pueda.

Expire cuando empuje los codos hacia atrás, e inspire cuando los brazos pasen al frente del cuerpo.

 

     EJERCICIO 8

                                                   FLEXIÓN CERVICAL

  1.                 a.    inclinación del cuello hacia los lados

Siéntese suavemente sobre los talones, con la espalda erecta y las piernas bien unidas (posición seiza). Deje los brazos naturalmente sueltos uno a cada lado del cuerpo.

Incline el cuerpo alternadamente hacia los lados izquierdo y derecho, sin que los hombros se muevan.

b. inclinación del cuello hacia adelante y hacia atrás

 

Siéntese en posición de seiza, deje las manos sobre las rodillas con las palmas volteadas hacia abajo.

Incline el cuello hacia atrás, haciendo que la cabeza caiga sobre la nuca; enseguida, invierta el movimiento, inclinando el cuello hacia delante, dejando la cabeza sobre el pecho.

Inspire cuando levante la cabeza, expire en el movimiento contrario.                 

a.    semirotación de la cabeza

 

 

 

Siéntese en posición de seiza, con la palma de las manos colocadas sobre las rodillas. Manteniendo un nivel rectilíneo de la cabeza con la nariz y la quijada, paralelas al piso, gire el rostro alternadamente por los lados derecho e izquierdo.

a.    rotación de la cabeza

 

 

en la misma posición y con una respiración pausada, haga rodar la cabeza, procurando mantener el cuello lo más relajado posible y la espina dorsal recta.

EJERCICIO EXTRA

                                      Levantamiento de los brazos

 

 

En posición de seiza, estire los brazos atrás del cuerpo, en la espalda con las manos entrelazadas.

Elevarlos lo más altos que pueda, descendiéndolos en seguida.

EJERCICIO 9

                                          Respiración dinámica

 En posición seiza o de pié, suelte por la boca el aire de los pulmones, extendiendo los brazos hacia los lados, a continuación elévelos sin doblarlos. A esta altura, todo el aire de los pulmones debe haber sido expelido. Comience a doblar los brazos a medida que inspira el máximo de aire posible por la nariz. Mantenga los pulmones llenos por 1 ó 2 segundos, con los brazos en la posición más baja y doblados (antebrazos hacia afuera) y puños cerrados.

Repita esta operación por 30 ó 50 veces.

 

    EJERCICIO EXTRA

  Respiración abdominal profunda

 

Quien respire brevemente, usando solamente los bronquios o los segmentos broncopulmonares desarrollará un pensamiento imprudente, un procedimiento inseguro, como la impaciencia, por ejemplo, que es un resultado indiscutible de la respiración corta e incompleta. Estos tipos de perturbaciones, son consecuencia de una respiración insuficiente.

La respiración del gran hombre calmado, realizador, saludable, es siempre profunda, prolongada. En contrapartida a la respiración del hombre incapaz, débil, enfermo, nervioso, que es siempre corta y seca.

La capacidad pulmonar de las personas en general es de aproximadamente 300 a 500 c.c. El consumo real de oxigeno en los pulmones en cambio, es de apenas 10 a 16%.

Cuando respiramos con autoconciencia profunda, la capacidad pulmonar se eleva inmediatamente de 1000 a 1500 c.c.

La costumbre de hacer una respiración corta y seca, agravada por una actividad sedentaria, debilita la resistencia celular del cuerpo entero, que va perdiendo gradualmente la facultad de realizar importantes funciones metabólicas, como en la circulación sanguínea y el cambio de gases en los pulmones.

Con esta manera de practicar diligentemente la respiración, cualquier persona puede alcanzar normalmente hasta 30 a 40 segundos de expiración prolongada.

La promoción de grados (DAN) al titulo de expiración, después de alcanzar los 30 segundos, puede responder a un DAN por cada 5 segundos subsecuentes alcanzados. Así quien llega a los 30 segundos de expiración ya habrá alcanzado el 7 grado (7 DAN).

Una de las grandes ventajas de esta respiración abdominal profunda, es la posibilidad de ser practicada incondicionalmente en cualquier circunstancia de tiempo o de lugar, sentado, de pié, andando por la calle, cumpliendo con los diversos tipos de trabajos, conduciendo un automóvil, acostado en la cama, subiendo una escalera, etc.

La relación entre la respiración y la alimentación, es semejante a la relación entre el fuelle del herrero y el carbón combustible o leña.

Una sangre viciada por una respiración imperfecta, es carente de oxígeno. Los alimentos que consideramos aquí como combustibles, nunca podrán sufrir una combustión completa y perfecta. La respiración puede ser comparada al fuelle del herrero, sin la cual no se podría realizar una combustión completa.

No enviando el aire debidamente oxigenado y en calidad suficiente para los pulmones (fuelles) por la respiración profunda, no combustionamos inclusive los alimentos ingeridos (leña o carbón). Producimos apenas una gran cantidad de humo, debido a la combustión imperfecta, lanzada a la circulación sanguínea, acumulando así, un exceso de dióxido de carbono en la sangre.

Necesitamos practicar siempre la respiración abdominal profunda, para realizar la verdadera regeneración fundamental de la humanidad, evitando la acumulación y el estancamiento de dióxido de carbono en la sangre, causado por el círculo vicioso de respiración insuficiente.

 

Cuando practicamos la respiración abdominal profunda acompañada de actividad o movimiento, ejercicios o trabajo físico, automáticamente fortalecemos la respiración celular del cuerpo entero, aumentando la fuerza del abdomen, de los pulmones, del diafragma y hasta la circulación sanguínea y hormonal. Fortalece también, naturalmente, la función nerviosa y la resistencia mental.

La respiración abdominal profunda es la más aconsejable para fortalecer la vitalidad fundamental del hombre. Esto se debe al hecho de ser la sangre producida en el interior del abdomen, donde se concentra más del 55% de su volumen total.

El secreto efectivo de esta respiración abdominal, es una expiración lo más prolongada posible, en relación a la inspiración, relajando completamente la musculatura de los hombros y brazos.

La respiración abdominal profunda se debe iniciar siempre con una expiración larga contando lentamente u…n…o, d…o…s, t…r…e…s, hasta cinco. Al termino de este conteo, comenzamos a inspirar profundamente con la sensación de que el aire está penetrando hasta las plantas de los pies. Contraemos entonces el esfínter anal y al mismo tiempo llenamos de aire el abdomen inferior, abajo del ombligo sin crear la sensación de la opresión en el pecho.

Conforme desenvolvemos la práctica de la respiración abdominal, vamos aumentando gradualmente el conteo numérico correspondiente a la expiración con cada unidad de cinco (uno hasta cinco) extendida ahora hacia 10, 15, 20 y hasta 50, 60 o más, elevando el tiempo de expulsión del aire, sin utilizar una fuerza impropia.

Presumiendo que en cada número de conteos, se gaste un segundo, el contar hasta 5, corresponde a una expiración de 5 segundos. Así, quién pueda realizar una respiración de 30 segundos, estará en condiciones de ganar el título de primer grado (1 DAN) de la respiración abdominal.

EJERCICIO 10

   Relajamiento del cuello

 

 

En posición de seiza, descanse la mano izquierda sobre la respectiva rodilla, y con la derecha dese golpecitos (con la mano abierta y los dedos unidos en la posición en que normalmente se utiliza en karate) al lado derecho del cuello. Haga este ejercicio alternando a los lados derecho e izquierdo.

EJERCICIO EXTRA

    Contracción anal

 

Así como la respiración abdominal, esta gimnástica, también presenta una gran conveniencia de poder ser realizada en cualquier lugar y a cualquier hora.

El ejercicio de contracción anal fortalece todas las funciones de los órganos internos, especialmente los intestinos, el estomago, el hígado, los nervios, la circulación sanguínea y hormonal, etc.

Existe una relación directa entre el ano y el cerebro. La unión de este con los nervios de todos los órganos es igualmente directa. Esto significa que la influencia del ano a través del cerebro, en relación a todos los órganos es directa e indirectamente muy seria y delicada.

Quien presenta un esfínter anal sin fuerza de contracción, blando, abierto, lánguido, flojo, etc., es realmente un hombre suelto, blando, relajado, desorientado, irresponsable, desordenado, en todo.

Si poseyera al contrario, una capacidad de firmeza del ano, con la forma cerrada contraída, no correrá el riesgo de morir con facilidad, aunque quedará en completa asfixia causada por un accidente violento o un ahogamiento grave.

El entrenamiento de este ejercicio, de contracción anal, es fácil y sencillo, y puede ser practicado en cualquier posición, sea acostado, sentado, de pié, andando por la calle, dentro del ómnibus o en el tren, o en cualquier tipo de trabajo.

El punto esencial de este ejercicio es casi igual al inicio de la respiración abdominal. La contracción anal es mejor practicarla juntamente con cada acto de expiración  abdominal profunda. Quiere decir, que cuando se inicia la expiración del aire, al comenzar por la parte inferior del abdomen, relajando los hombros y los brazos, alternadamente con la inspiración, se debe usar la fuerza de auto-concientización para contraer los músculos del ano.

La cantidad mínima necesaria para el ejercicio de contracción anal, gira en torno a 100 veces por día. Si comparamos esta cantidad con las personas que trabajan muscularmente, 100 veces no es suficiente puesto que los trabajadores braceros, inconscientemente practican esta gimnástica miles de veces por día dada la necesidad inevitable de soportar su trabajo pesado.

El ano es el punto final de la función física interna y el último lugar importante en que se manifiesta la confirmación el auto-control, el auto-ajustamiento, la auto-educación, la auto-generación del propio cuerpo.

Tenemos que concentrar nuestra auto-conciencia positiva en el puno inicial de la vida, realizando una masticación perfecta, y simultáneamente en el punto terminal con al contracción completa del ano obedeciendo al orden de equilibrio de entrada y salida de la energía vital.

 

 Fuente:” Ritmopráctica movimiento transformador del destino humano”

Tomio Kikuchi

大根丸

Anuncios

RITMOPRACTICA

Posted in ritmopractica, Tomio Kikuchi with tags , on mayo 15, 2012 by circulodaikon

El eje de la palanca está siempre dinámicamente desfocalizado:

 La corrección debe ser ternaria, es necesario corregir simultáneamente las tres funciones principales: la intelectual-nerviosa-perceptiva, la sentimental-sanguínea, y la volitivo-motora.

El sentimiento corrige la vibración, relaciona; el sentimiento es el eje de la palanca. El sentimiento es el encargado de percibir el cambio de posición del eje de la palanca ambulante, la palanca viva que somos nosotros. Para percibir, para acompañar los cambios de la realidad, necesitamos estar corrigiendo constantemente nuestra sensibilidad. Con el eje de la palanca viva, ambulante, el instinto tiene que moverse siempre porque el eje de la palanca esta siempre dinámicamente desfocalizado. No existe ninguna cosa focalizada: todo esta siempre desfocalizado, en movimiento por eso tenemos que refocalizar siempre. Refocalización es corrección de foco. Sin embargo, desfocalización es indispensable: es natural, normal. Desfocalización es equilibrio. Por eso todo tiene que ser reequilibrado, de manera satisfactoria, animada. La persona no debe disgustarse por que erró, porque falló, porque se desfocalizó, debido a que la realidad es –normal y naturalmente- desequilibrada. No debemos molestarnos porque erramos. Si erramos, simplemente tenemos que corregir de inmediato. La corrección está focalizada en el eje de la palanca viva que es el sentimiento.

Las tres funciones de la palanca viva son la función muscular; la función circulatoria, sanguínea –que controla el campo sentimental-; y la función del sistema nervioso –que determina la función intelectual, cerebral-. Estos sistemas fundamentales  -sistema nervioso, circulatorio y muscular- tienen que ser verificados simultáneamente, confirmando la sensibilidad como eje.

 Jung usaba mucho esta simultaneidad. Simultaneidad es integralidad. La integralidad de nuestro planeta individual sólo existe cuando las funciones de estos tres sistemas fundamentales están interligadas, cuando existen simultáneamente.

Todo eje es sensible y por esa razón tiene que ser corregido siempre. El eje esta todo el tiempo en medio del error, está siempre errando, desfocalizandose. Eso es normal inevitable. Por eso ustedes no se deben preocupar por que exista un error.

 La ritmopráctica confirma el desequilibrio normal de la existencia y al mismo tiempo lo corrige

 El punto de apoyo de la palanca viva no es fijo, es dinámico, está siempre en movimiento. Lo que esta en movimiento puede adquirir ritmo. Lograr ritmo es un problema. Al comienzo de cada día, cuando nos despertamos, hacemos la ritmopractica. Es importante confirmar el efecto de la corrección rítmica inmediatamente después de iniciar el día, con la ritmopráctica.

 La ritmopráctica es un movimiento que reequilibra desequilibrando; es revisión correctiva; es ritmo correctivo; es corrección. La ritmopráctica confirma el desequilibrio normal de la existencia y lo corrige al mismo tiempo. La ritmopráctica es importante para adquirir ritmo de corrección inmediatamente después de iniciar el día. Quién confirma el efecto maravilloso de la corrección rítmica llamada ritmopráctica, quien confirma ese ritmo básico, fundamental, puede sentir una posibilidad de lograr un ritmo existencial mayor.

 La ritmopráctica no es gimnasia ni ejercicio; es un tipo de movimiento más natural, normal, porque para hacer la ritmopráctica no se necesita ni un lugar ni un momento especial, no se necesita ir a una academia ni pagar una mensualidad. La ritmopráctica se puede hacer en casa –el espacio que ocupa un tatami o una cama es suficiente-. Sin embargo una cama blanda no sirve. En el piso es mejor: no ocupa espacio. La ritmopráctica es, relativamente, más económica, estratégica y ecológica; es más rápida, más fácil, más práctica, más independiente, más económica, porque para hacerla no se necesita usar fuerza. Por el contrario, para hacer ritmopráctica debemos estar relajados.

 La mayoría de las gimnasias y ejercicios usan fuerza y no funcionan para una persona que sale del trabajo y va a hacer gimnasia porque sabe que el movimiento es necesario. No funciona porque la persona ya esta cansada de trabajar y tiene todavía que usar fuerza para hacer gimnasia ejercicios, todavía tiene que cansarse.

 La ritmopráctica es lo contrario: no se usa fuerza ninguna, la persona esta relajada, con la cara tranquila. La ritmopráctica es un tipo de movimiento más original, natural; no tiene tensión, es normal, mas relajada. La persona solo tiene que moverse rítmicamente y acompañar el ritmo con la respiración.

 La ritmopráctica, además de no costar nada, es más estimulante. Ella estimula los tres sistemas básicos en los cuales existe una tendencia a acumular: en la mente se acumulan cosas gaseosas. Las cosas gaseosas son más aéreas. La palabra también esta relacionada con la potencia aeriforme. La persona que estudia e intelectualiza mucho se llena la cabeza de conocimientos, acumula mucha imaginación y recuerdos, pero cuando se relaja, descarga esas cosas aéreas. Por eso, cuando el material aéreo acumulado en la cabeza es estimulado, se elimina el estrés.

La ritmopráctica desequilibra el organismo y revela los puntos de estancamiento

 El estrés es acumulación de cosas aéreas, líquidas y sólidas. La acumulación de líquidos ocurre en la sangre. Quien toma muchos líquidos y come fruta, bebe gaseosas, alcohol –acumula mucho líquido-, en cantidad y calidad, en el sistema circulatorio, y esto perjudica la función de inmunización, de vitalización de la sangre. Otro tipo de acumulación es el de cosas sólidas, por ejemplo las heces guardadas, acumuladas en los intestinos, y también el de cosas petrificadas, como los cálculos renales o vesiculares. Todo esto es acumulación de cosas sólidas dentro de los órganos. Hay tres tipos de acumulación: aérea, liquida y sólida. Debido a estos tres tipos de acumulación las personas se enferman, sienten síntomas de cansancio, indisposiciones. Pero si se relajan, si estimulan, por medio de la ritmopráctica, esos tres sistemas interligados, se descargan las cosas acumuladas sin hacer fuerza.

 La gran ventaja de la ritmopráctica es que uno usa su propio peso. El peso es gratuito. ¡Eso es maravilloso! Nuestro peso tiene mucha utilidad pero las personas no lo perciben y en vez de aprovecharlo, compran pesas de hierro de cinco kilos que cuestan no sé cuanto dinero. ¡Una tontería!, cada cual tiene su propio peso –sesenta, setenta kilos- que pueden utilizar sin gastar nada. ¿Por qué las personas no utilizan su propio peso? Por medio de la relajación rítmica, la ritmopráctica desequilibra el organismo y revela, a través del dolor, los puntos de estancamiento. Quién hace ritmopráctica siente dolores, principalmente aquellas personas que están “oxidadas”. Para desoxidarse es necesario estimular las articulaciones y la persona tiene que aguantar los dolores, aunque respetando su límite. De esa manera, las articulaciones se van desoxidando. Con el uso del peso propio desequilibrador, con la estimulación del organismo, se desacumulan las cosas gaseosas, líquidas y sólidas que se almacenan en los tres sistemas básicos de nuestro organismo, y, por ejemplo, el estreñimiento se acaba de inmediato, el intestino funciona bien, se eliminan las cosas sólidas; se acaba la retención y la dilatación por exceso de líquido, y además, se van las cosas gaseosas, imaginarias. El estrés se acaba gracias a la eliminación, a través del movimiento rítmico, de los tres tipos de cosas que acumulamos en nuestro cuerpo. La ritmopráctica no es un ejercicio físico, no es gimnasia; es simplemente movimiento del cuerpo sin uso de fuerza.

 El dolor es manifestación de acumulación de cosas gaseosas, líquidas y sólidas

 Los dolores que sienten las personas son revelación de error, de descontrol, de consumo excesivo de líquidos, de sólidos y de alimentos del tipo azúcar y frutas, que se transforman casi por entero en gas carbónico y se acumulan en la cabeza. Sin embargo, lo que se acumula puede ser desacumulado y, por esa razón, es importante el movimiento. A quien se mueve suficientemente, incluso cuando come cosas dañinas, estas no le hacen mal porque a través del movimiento la persona elimina todo. Por el contrario, la persona acumula si no se mueve, y aunque coma cosas adecuadas le hacen daño. En este sentido la ritmopráctica es una revisión porque, cuando se hace temprano en la mañana, la persona siente un dolor y piensa: “ ¡caramba, como me esta doliendo esta articulación, ayer tome líquido abusivamente”.

 El dolor es manifestación de acumulación de cosas gaseosas, líquidas y sólidas. Por esta razón, cuando la persona hace ayuno, no siente ningún dolor en el momento de hacer ritmopráctica, porque por medio del ayuno elimina el exceso de gases, líquidos y sólidos. Ustedes lo pueden experimentar y van a confirmar que cuando hagan ayuno no sienten ningún dolor, pues el ayuno facilita la flexibilidad. De esa forma, cuando la persona se desacumula, no siente dolores y los que sentía desaparecen inmediatamente con el ayuno.

 Los dolores sintomáticos son consecuencia de acumulación de cosas gaseosas, líquidas y sólidas. La ritmopráctica funciona como una revisión porque si la persona que la esta haciendo siente dolores, esto quiere decir que, el día anterior, ella tomó mucho líquido, comió mucho de las cosas que le gustan, que sobrepasó el límite. Esto es revisión, revisión es corrección. Cuando la persona hace ritmopráctica, esta revisando y corrigiendo al mismo tiempo, porque el movimiento es ya corrector. Corrección es eliminación.

 La ritmopráctica es la forma de movimiento más simple, más efectíva que existe. Muchos japoneses están confirmando también el resultado maravilloso de la ritmopráctica, a través de la cual la persona puede incluso recuperar la potencia sexual. Realmente, la perdida de potencia sexual es consecuencia de la acumulación y que cuando se desacumulan, se normalizan las funciones de nuestro organismo. Acumulación es anormalización. El sinónimo de norma es Orden fisiológico. No debemos dejar que se acumulen cosas en nuestro organismo. Normalmente cuando la persona se desacumula, normaliza su potencia maravillosa. Todas las personas tienen potencia maravillosa y si ellas evitan comer y beber excesivamente, no van a quedar impotentes y no van a necesitar comprar viagra; si acaso tienen ya el problema, la ritmopráctica lo resuelve.

Ritmopráctica

 ¿Qué es vivir?

 Vida es movimiento y el movimiento es la base de todo, del equilibrio de la realización. Si no existiera el movimiento, no existiría vida. La realidad de la vida es el ritmo.

El cuerpo humano se fortalece naturalmente a través del movimiento, resiste por el movimiento, crece por el movimiento, se equilibra por el movimiento, se transforma por el movimiento, renace por el movimiento, se libera por el movimiento, se vivifica por el movimiento, se realiza por el movimiento, se desenvuelve y sobrevive por el movimiento. La preparación para la supervivencia se inicia dentro del movimiento, el cuerpo humano se debilita inevitablemente, en su resistencia, en la función de sus músculos, de las articulaciones, pulmones, corazón y nervios. Y llega aún a disminuir su capacidad cerebral a pesar de cuidar atentamente el valor nutritivo de su alimentación, de manera que se conserve una reserva de su vitalidad. Por lo tanto, es necesario que se preparen las condiciones, para el aprovechamiento de ese valor, nutritivo. Lo importante es una alimentación correcta acompañada del movimiento rítmico. Las personas que no efectúan movimiento quedan sujetas a una asimilación precaria de los alimentos. Esa falta de combustión de la comida, es el origen de los daños causados, por la vida sedentaria. En otras palabras, no son solamente los dientes los que mastican, es el cuerpo entero que moviéndose enérgicamente todos los días realiza la “masticación” total de los alimentos ingeridos.

 Este orden físico-biológico puede ser comprobado claramente en la sociedad actual, mecanizada, automatizada y confortable, que obliga al hombre a vivir en un medio carente de movimientos, de ejercicios y actividades, lo que va atrofiando gradualmente, la resistencia total de su vitalidad. Por consiguiente, por ser indispensable el movimiento, no debe ser ejecutado brutalmente, en cualquier tipo de gimnasia, ignorando el orden proporcional del movimiento global, que tiene una forma de movimiento anterior menor y posterior mayor.

 Podemos considerar dos cualidades de movimiento:

-el movimiento dependiente, parcial, incompleto y

-el movimiento independiente, global, completo.

 El movimiento dependiente parcial, incompleto, manifiesta su efecto limitado en la parcialidad menor, descendente, menguante. Mientras que el movimiento independiente, global, completo, manifiesta su efecto infinito en una globalidad mayor, ascendente, creciente.

 La confirmación de la calidad del movimiento, parcial o global, es de suma importancia. Si hiciéramos movimiento, sin identificar su cualidad parcial o global, ascendente o descendente, no podríamos esperar de nuestro movimiento resultados satisfactorios. Por lo tanto, desde el movimiento gimnástico hasta el movimiento terapéutico, el movimiento perfecto efectivo, es aquel que posée la cualidad de ser menos dependiente, menos parcial, menos incompleto. Si no tuviéramos un motivo suficiente para ver y revisar nuestro propio movimiento, va a ser difícil encontrar el movimiento incompleto, el movimiento defectuoso. Es necesario que exista una base, un criterio para realizar la visión y revisión de nuestro propio movimiento ¿esta bien o no? ¿completo o incompleto?

 Un viaje sin la revisión del carro es muy peligroso, es necesario que se revise el estado del motor, de los frenos, del acelerador, del embrague, luces, limpiaparabrisas, gasolina, batería, aceite, neumáticos, en fin, es necesario la revisión general del estado del automóvil antes de salir de casa, para que se pueda evitar acontecimientos imprevistos. En la vida cotidiana el hombre también es así. Salir de la casa para trabajar, estudiar, etc., sin la confirmación del estado real, ascendente o descendente, creciente o menguante, es realmente muy peligroso, ocurriendo siempre el golpe, el choque, el accidente, el engaño, el perjuicio, el desaprovechamiento, el agotamiento, la duda, la desconfianza, el desespero, causadas por la falla de los frenos, de las luces, de los espejos, de la dirección, del embrague, parabrisas, etc.

 Las golpizas, las peleas con los compañeros de trabajo, son causadas por la falta de revisión, así como una gripe o cualquier otro síntoma.

Cuando despertamos, tenemos que enfrentarnos a nosotros mismos diariamente en el espejo, mirándonos y preguntándonos: ¿Cómo me encuentro hoy? Tenemos la posibilidad de hacer una auto-revisión a través del auto-diagnostico.

No podemos ser negligentes con la revisión diaria del cuerpo humano para enfrentar un viaje precioso, valioso e irrepetible de la vida. Para que no haya fallas es preciso revisarnos. El viaje de la vida es irreversible, y emprenderlo sin la visión de nuestro estado personal, se torna mucho más peligroso que el viaje de un ciego, sordo y mudo. Por consiguiente, para la revisión regular, no se debe depender enteramente de otra persona, de un extraño como el médico. La consulta médica es revisión dependiente, no es global, también la revisión por el farmacéutico, psicólogo, terapeuta, acupunturista, masajista, curandero, adivino, es una revisión parcial, superficial, incompleta, y terminará siempre en una tendencia degenerativa, descendente, menguante. Por lo tanto, quien busque esta forma de revisión, nunca podrá realizar la auto-revisión independiente, global, completa, regenerativa, ascendente, creciente, quedando siempre a merced de la revisión terapéutica disfrazada de oportunistas y charlatanes licenciados. Esta revisión es peligrosa, inproductiva, destructiva, incapaz, además de absurdamente comercializada y dispendiosa.En realidad no es una revisión.

fuente: “Naturaleza mucho más poderosa que dios”,”Ritmopractica movimiento transformador del destino humano” TOMIO KIKUCHI.

大根丸

A %d blogueros les gusta esto: